HEROES

Por: Velo.cl
Publicado el 09 de septiembre del 2019

Paula Jaraquemada

Nació en una familia adinerada, hija de Domingo de Jaraquemada y Cecilia de Alquizar, quien era pariente de la Familia Carrera. Apoyo a la Independencia de Chile

Hacia el final del proceso de la Independencia de Chile, cuando bordeaba los 50 años, Jaraquemada recibió al Ejército Patriota en su hacienda de Paine (Maipo) y los refugió tras su derrota en la Batalla de Cancha Rayada, ocurrida el 19 de marzo de 1818. Los malogrados soldados de José San Martín se recuperaron en su hacienda, allí se alimentaron y curaron sus heridas. También les suministró pertrechos y, para revitalizar las tropas patriotas, facilitó caballos y ordenó a sus inquilinos sumarse a la campaña. Se rememora esta generosa acción por la causa, pero su gran hazaña fue encarar altivamente a un oficial realista que llegó a su hacienda para abastecer a su tropa. El capitán le exigió las llaves de su bodega y ella se negó a hacerlo diciendo «las llaves no se las entregaré jamás. Nadie sino yo mando en mi casa». El oficial hizo caso omiso de esta respuesta y nuevamente le espetó la orden. Ella no cedió en la discusión y poniendo en juego su vida, acercó su pecho a las bayonetas de los soldados para aclararle al oficial que prefería morir antes que acatar su orden. Ante esta situación, el oficial mandó prender fuego a la casa. Entonces, Jaraquemada arrojó a los pies de los soldados un brasero con los carbones encendidos y exclamó “ahí tienen fuego”.2​ Intimidados ante esta actitud, los soldados realistas se retiraron del lugar. Es sabido que el futuro presidente Manuel Montt, un niño en ese entonces, presenció este episodio porque visitaba en esos días a Paula Jaraquemada, su madrina.



Dejanos tus comentarios :)

Paula Jaraquemada

Nació en una familia adinerada, hija de Domingo de Jaraquemada y Cecilia de Alquizar, quien era pariente de la Familia Carrera. Apoyo a la Independencia de Chile

Hacia el final del proceso de la Independencia de Chile, cuando bordeaba los 50 años, Jaraquemada recibió al Ejército Patriota en su hacienda de Paine (Maipo) y los refugió tras su derrota en la Batalla de Cancha Rayada, ocurrida el 19 de marzo de 1818. Los malogrados soldados de José San Martín se recuperaron en su hacienda, allí se alimentaron y curaron sus heridas. También les suministró pertrechos y, para revitalizar las tropas patriotas, facilitó caballos y ordenó a sus inquilinos sumarse a la campaña. Se rememora esta generosa acción por la causa, pero su gran hazaña fue encarar altivamente a un oficial realista que llegó a su hacienda para abastecer a su tropa. El capitán le exigió las llaves de su bodega y ella se negó a hacerlo diciendo «las llaves no se las entregaré jamás. Nadie sino yo mando en mi casa». El oficial hizo caso omiso de esta respuesta y nuevamente le espetó la orden. Ella no cedió en la discusión y poniendo en juego su vida, acercó su pecho a las bayonetas de los soldados para aclararle al oficial que prefería morir antes que acatar su orden. Ante esta situación, el oficial mandó prender fuego a la casa. Entonces, Jaraquemada arrojó a los pies de los soldados un brasero con los carbones encendidos y exclamó “ahí tienen fuego”.2​ Intimidados ante esta actitud, los soldados realistas se retiraron del lugar. Es sabido que el futuro presidente Manuel Montt, un niño en ese entonces, presenció este episodio porque visitaba en esos días a Paula Jaraquemada, su madrina.


Por: Velo.cl
Publicado el 09 de septiembre del 2019


Dejanos tus comentarios :)

Comparte
Logo FACEBOOK Logo TWITTER Logo correo Logo WHATSAPP